Diferencias entre un diseñador de interiores y un decorador

Diferencias entre un diseñador de interiores y un decorador

Son dos profesiones relacionadas pero que se suelen confundir. Para que a ti no te pase, te contamos las diferencias a continuación:

Un diseñador o diseñadora de interiores (o interiorista) tiene nociones de arquitectura y conocimientos sobre construcción, ya que se ocupa de la funcionalidad de las estructuras e instalaciones y de la correcta distribución y eficacia de los espacios, para adaptarlos a las necesidades del cliente en base a un presupuesto determinado.

Un decorador o decoradora como su propio nombre indica, se encarga de decorar las estancias, eligiendo acabados, muebles y complementos en base a tendencias, modas y los gustos del cliente.

Ejemplo: Si hay que modificar la tabiquería de una vivienda o local comercial, habría que contar con un diseñador de interiores y, si hay que crear una ambientación en un espacio eligiendo el color de las paredes y la ubicación de los muebles, se necesitaría a un decorador.

Si son necesarias ambas cosas, lo recomendable sería elegir a un profesional que abarque ambos aspectos, como es nuestro caso.

Para no liarte, en Balsalux nos encargamos tanto de la modificación de los espacios como de las elecciones decorativas personalizadas para cada cliente.

Cuidamos la medición del espacio, su distribución funcional y acondicionamiento, la elección de materiales, la dirección de obra, el diseño y la colocación del mobiliario, la iluminación eficiente y los toques estéticos finales para que tu proyecto sea lo que habías soñado (o mejor).

¿Conocías la diferencia entre decoración y diseño de interiores o para ti eran lo mismo antes de leer este post?


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad